Empleo y RSC

 

Las empresas, instituciones y entidades generaradores de empleo son actores fundamentales para afrontar el reto de la exclusión social.

Aportar valor social a la empresa, cuidando la rentabilidad es posible a través de un empleo socialmente responsable. Espíritu de superación, flexibilidad, tolerancia a la frustración, esfuerzo, compromiso, confianza… son valores que merecen la pena incorporar y generan en la compañía orgullo de pertenencia.

Con ello conseguimos darle a la diversidad un valor enriquecedor en los equipos de trabajo, y a su vez un reconocimiento social generado por las prácticas impulsadas.