Integración de exclusión y discapacidad

 

La acción de Fundación Integra va dirigida a la reinserción integral de las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad. Nuestro objetivo es conseguir su integración socio-laboral a través de la recuperación de su autoestima, el desarrollo sus capacidades y el compromiso con su proceso de inserción.

Ventajas, no sólo fiscales, de contratar personas en exclusión y con discapacidad:

1) Política de Recursos Humanos más abierta a la Diversidad.  Es un error limitar el talento a un perfil determinado. La estrategia de selección debe centrarse en competencias profesionales, en habilidades, actitudes y valores, en definitiva, en talento y no en etiquetas. La diversidad de competencias, experiencias y visiones constituye una oportunidad para las empresas, que deben centrarse en atraer a los mejores en lugar de en aspectos extrínsecos al talento (edad, género, discapacidad, pasado, origen, etc).  Así, y de forma natural, la contratación de personas en exclusión y con discapacidad refuerza la política de Diversidad de las compañías, dando como resultado una cultura corporativa abierta, sin prejuicios, en sintonía con la sociedad y, por tanto, más competitiva.

2) Mejora del clima laboral. La diversidad mejora el clima laboral de las organizaciones, enriqueciendo al capital humano en su conjunto y despertando en la plantilla el orgullo de pertenencia, al sentirse afortunados de trabajar en una compañía que fija la atención en el talento de las personas y no en aspectos externos y/o superficiales.

3) Incremento de la competitividad. Las empresas tienen el reto de identificarse con la sociedad, sus valores y diversidad. Incorporar personas con capacidades diferentes a los equipos fortalece esa identidad y tiene un retorno positivo para la empresa, haciendo que conecte mejor con un creciente público potencial. En definitiva, incrementando su competitividad.

4) Refuerzo de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). La contratación de personas con discapacidad constituye un elemento a poner en valor en las políticas de RSC de las empresas. No sólo por los atributos de su cultura corporativa, sino porque refleja su contribución a una sociedad más ecuánime, integradora e igualitaria. De este modo, la empresa refuerza su imagen y reconocimiento social, convirtiéndose en un modelo para otras compañías

5) Ventajas fiscales. Las empresas que incorporen a trabajadores en exclusión social o con discapacidad cuentan con interesantes ventajas fiscales:

CONTRATO INDEFINIDO

bonificaciones a la contratación contrato indefinido

CONTRATO TEMPORAL

bonificaciones a la contratación contrato TEMPORAL

 ** Además, las empresas recibirán, en caso de que sea necesario, una subvención para la adaptación de puestos de trabajo, eliminación de barreras o dotación de medios de protección personal hasta 901,52€.

 

Requisitos de las empresas para beneficiarse de estas ventajas fiscales

– Estar al corriente el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y de la Seguridad Social.

– No haber sido excluidos del acceso a los beneficios derivados de la aplicación de programas de empleo por comisión de infracciones muy graves no prescritas.

– El contrato se formalizará por escrito y se acompañará solicitud de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social, así como el certificado de discapacidad.

– El contrato deberá ser comunicado al Servicio Público de Empleo en los 10 días siguientes a su concertación.

– Además, en el caso de los contratos indefinidos, las compañías beneficiarias estarán obligadas a mantener la estabilidad de estos trabajadores un tiempo mínimo de 3 años y, en caso de despido procedente, deberán sustituirlos por otros trabajadores que también tengan discapacidad. Por otra parte, en este tipo de contratación el trabajador no puede haber tenido vínculo con la empresa o grupo de empresas en los 24 meses anteriores por un contrato similar.