Fundación Integra realiza una jornada de sensibilización a empleados de Santalucía en Valencia

Fundación Integra ha realizado una jornada de sensibilización a empleados de SANTALUCÍA como parte de su compromiso con el empleo socialmente responsable dentro del proyecto “Mirada segura”.  Un proyecto que pretende mejorar la empleabilidad de 30 mujeres que han sufrido violencia de género en Valencia.

La jornada, que contó con la asistencia de más de 20 profesionales de la compañía, busca sensibilizar a sus empleados sobre la violencia de género y dar a conocer el compromiso de la compañía contra esta lacra social y su colaboración para que estas mujeres que han sufrido violencia de género puedan acceder al mercado laboral y comenzar una nueva vida.

Por su parte, desde Fundación Integra, Marta Parra, directora de empleo delegaciones, y Nazareth Escribano, responsable del área de empleo de Levante, explicaron la labor de la Fundación y el papel que juegan las empresas en el fomento del empleo y la inserción socio-laboral de mujeres que han sufrido violencia de género. En este marco explicaron el proyecto que están llevando a cabo conjuntamente en Valencia, “Mirada Segura”, y animaron a los asistentes a formar parte del equipo de voluntarios corporativos.

Además, hicieron hincapié en la labor fundamental que realizan los voluntarios para conseguir que estas mujeres que se encuentran con una autoestima muy baja y que, en muchos casos, han perdido sus habilidades laborales, consigan mirarse a sí mismas y a su futuro con ilusión. Es por esto por lo que los voluntarios corporativos de SANTALUCÍA recibirán una formación específica sobre el sentido y el impacto de su influencia en estas mujeres, ayudándolas y motivándolas para que se conviertan en dueñas de su propia vida.

SANTALUCÍA colabora con la Fundación desde el año 2015 y desde entonces, ha impulsado varios proyectos donde el voluntariado corporativo es clave para mejorar la empleabilidad y ayudar a conseguir la integración laboral de personas que se encuentran en exclusión social en Madrid y Valencia.