Personas privadas de libertad encuentran una segunda oportunidad con Bankia y Fundación Integra

Bankia renueva su compromiso con la integración laboral de personas que se encuentran en situación de exclusiónn social de la mano de Fundación Integra. En la III edición del proyecto ‘Un futuro en libertad’, personas que han salido de la cárcel tendrán la oportunidad de reinsertarse en la sociedad gracias a un empleo.

Un proyecto cuyo eje fundamental es la formación en habilidades socio laborales de los participantes para encontrar un empleo que será clave para comenzar una nueva vida, recuperar su valía personal y su independencia. Para ello, voluntarios de empresas como Bankia les imparten talleres en la Escuela de la Fundación ayudándoles a ponerse en acción y a aumentar las probabilidades de superar con éxito una entrevista de trabajo.

Teresa Fraile, empleada de Bankia que realiza voluntariado corporativo en Fundación Integra, habla de cómo esta experiencia cambia la perspectiva que uno pueda tener de la vida. En concreto, realizar el voluntariado con personas que acaban de salir de la cárcel o están en tercer grado significa “dejar a un lado tus prejuicios y poder mostrar empatía”. “Todos tienen un pasado muy duro y un presente que les da miedo. Quieren agarrarse a una oportunidad y agradecen sobre manera que les regales tu tiempo y tu experiencia porque lo que más aprecian es sentirse escuchados”, añade Fraile. Ante todo, lo que ella espera haberles transmitido después de realizar estos talleres es que “lo importante es la actitud, mirar hacia adelante y pasar a la acción”.

Para esta voluntaria, “es fundamental que aprendan a perder el miedo. Lo importante es el futuro y la mayoría de las veces no es tanto lo que tengan en el curriculum, sino cómo contarlo con naturalidad y cómo se enfrenten a una entrevista de trabajo”.

“El no tener un gran curriculum no puede ser un lastre para el que quiera tirar hacia delante. El conocer las herramientas de las que dispone cada uno y hacer frente a las circunstancias que se puedan presentar, después de todo lo que han vivido, solo puede ser una ventaja cualitativa frente a cualquier otra experiencia laboral”, opina Fraile. Una experiencia que en muchos casos es nula.

Los beneficios que le ha reportado a Fraile el hecho de formar parte de este proyecto como voluntaria es “tener una mayor empatía y ser más comunicativa”.

Nos habla de cómo al principio de la formación los encuentra “poco motivados e incluso desafiantes. No creen en ellos mismos porque se encuentran en la situación de pensar que todo el mundo le juzga. A todos les cambia la percepción y la motivación a medida que avanza el taller porque solo necesitan que se les escuche, que les dediques tu tiempo, que lo compartas con ellos sin caridad. No buscan tu caridad”.

Desde luego, para Fraile “a pesar de la incertidumbre de lo que será su vida en un futuro, todos tienen ganas de demostrar que han cambiado y que un trabajo les puede hacer diferentes y retomar las riendas de su vida”.

Bankia y Fundación Integra arrancaron a finales de 2018 la III edición del proyecto ‘Un futuro en libertad’ para la integración laboral de personas salidas de la cárcel, que se está desarrollando en Valencia y Madrid. En sus tres ediciones ha ofrecido a 45 personas reclusas y ex reclusas una segunda oportunidad para que puedan mirar su futuro con esperanza.