La comunicación y la medición del impacto, los mayores retos en el voluntariado corporativo para las empresas

Mesa de buenas prácticas del voluntariado corporativo con Fundación Integra

Fundación Integra ha organizado una mesa de buenas prácticas sobre el voluntariado corporativo en la que han participado más de 16 empresas colaboradoras, algunas de ellas con un amplio recorrido por parte de sus voluntarios en la Escuela de la Fundación y otras que acaban de comenzar su andadura. Hablamos de empresas como ALSA, Ayre Hoteles, Banco Santander, Bankia, Carrefour, Endesa, Fundación Accenture, Gesvalt, GrupoUno CTC, Leroy Merlin, Línea Directa, Sacyr, Sareb, UFV y Urbaser.

El objetivo de esta mesa ha sido crear un espacio de aprendizaje en el marco de Compromiso Integra (la red de empresas comprometidas con el empleo socialmente responsable) sobre el voluntariado que se realiza en la Escuela de Fundación Integra.

Entre los temas que se trataron se encuentran la gestión del voluntariado, la estrategia y las acciones de comunicación, el impacto y las mediciones, los beneficios del voluntariado para los empleados, para la empresa y para la sociedad, y cómo se alinea el voluntariado con la misión y el compromiso social de la empresa.

Voluntariado: Alineación con los valores empresariales

Las empresas participantes en la mesa de buenas prácticas tienen su estrategia del voluntariado corporativo alineado con los valores de la empresa y muchos de ellos actualmente están desarrollando proyectos con Fundación Integra donde lo ponen de manifiesto. El diseño de los programas de voluntariado está en consonancia con la estrategia de su RSC, dando cada vez más protagonismo a los empleados a la hora de elegir las entidades sociales y las causas a las que quieren dedicar sus acciones. Los programas han de ser reales, creíbles y de alto impacto.

Todas coinciden en que una mayor implicación directa de la dirección o de la presidencia en acciones de voluntariado hace que estos programas tengan un mayor calado y mayor sensibilización entre todos los empleados. Además, el hecho de que puedan realizar este tipo de acciones en horario laboral, ya sea por contrato o establecido por convenio, transmite un compromiso también por parte de la empresa que es altamente valorado por los empleados.

Beneficios del voluntariado corporativo y su gestión.

Se pone de manifiesto que el voluntariado corporativo es una herramienta capaz de transformar a los empleados y, como consecuencia, a una organización.  El voluntariado corporativo produce orgullo de pertenencia, compromiso, desarrollo de capacidades y competencias nuevas. Ayuda a salir de la zona de confort de las personas en su ámbito laboral, a conocer otras realidades y entornos diferentes a los de su día a día.

Otras de las ventajas que las empresas que hacen voluntariado en la escuela de la Fundación ponen de relieve es que el estar cerca de personas que se encuentran en exclusión social y que tienen tantas ganas de trabajar, hace que valoren más su trabajo y que tengan un mayor sentimiento de responsabilidad.

Por otra parte, la formación que reciben los voluntarios que pasan por la escuela de Fundación Integra, los consejos que les puedan dar otros compañeros que ya han participado y las jornadas de sensibilización que realiza la Fundación antes de comenzar algunos de sus programas, dotan a los voluntarios de herramientas para afrontar su voluntariado de una forma más profesional.

 

Comunicación y medición: grandes retos del voluntariado corporativo

Uno de los principales escollos con los que se encuentran las empresas es la comunicación, hacer llegar las acciones del voluntariado a los empleados. Hay un bombardeo de comunicación corporativa e información, y es cada vez más difícil llegar a los empleados, incluso para hablarles de los programas de voluntariado que la empresa les ofrece. Las historias de éxito, las redes sociales, ir de la mano con comunicación interna, a través del portal del voluntario, y “el boca a boca” son las mejores herramientas para alcanzar ese reto.

La medición y el impacto, a nivel cuantitativo y cualitativo, es otro de los retos más destacados del voluntariado corporativo. Poder medir la parte más cualitativa del voluntariado y saber qué repercusión tienen las acciones de forma indirecta (impacto real), es hacia donde tienden actualmente las empresas a la hora de valorar las distintas acciones de voluntariado.