950 empleos y una segunda oportunidad para personas ex drogodependientes que han comenzado una nueva vida junto a Fundación Integra

En el Día de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, Fundación Integra recuerda que hay muchas personas que dejan a un lado su pasado con las drogas y deciden comenzar una nueva vida.

Fundación Integra colabora con más de 90 entidades sociales públicas y privadas que hacen una gran labor para la recuperación de personas drogodependientes. Un trabajo les va a permitir, abandonar su vida anterior y comenzar su futuro con esperanza.

Este es el caso de Gonzalo que comenzó a consumir drogas desde muy pequeño. “Me inicié con el hachís y el alcohol a los 16 años, luego crucé la línea roja y empecé a consumir heroína y cocaína. Así me tiré casi 30 años”. “Me despidieron de mi trabajo por la adicción porque cada vez iba a más, y empecé a delinquir”.

Gonzalo estuvo en la cárcel. “Los primeros años me daba igual todo”. El apoyo de su familia y sus constantes visitas los fines de semana, le dieron fuerzas para comenzar su proceso de desintoxicación. “Llegué a pensar que iba a morir en prisión, sin volver a ver a mi hijo. Yo no quería eso para mí y decidí que tenía que salir de la droga”. Lo consiguió y cuando cumplió su pena salió de prisión “como un toro de miura, dispuesto a comerme el mundo. Fuera, el aire olía distinto, los colores tenían otros tonos”.

Su pasado de drogodependencia y sus antecedentes penales fueron dos grandes barreras en su reinserción social y laboral. “Nadie quería darme una oportunidad de trabajo”. Gonzalo llegó a Fundación Integra en febrero de 2016. Tres meses después comenzó a trabajar en una de las 54 empresas que forman parte de Compromiso Integra, la red de empresas comprometidas con el empleo socialmente responsable de Fundación Integra.

Gracias a estas empresas la Fundación ha facilitado 950 contratos laborales a personas ex drogodependientes. La confianza que se deposita en ellos les hace dar lo mejor de sí mismos, una segunda oportunidad para quien lo ha perdido todo es fundamental para volver a empezar. Esta oportunidad y sus ganas de comenzar una nueva vida, les convierte en excelentes trabajadores. “A mí, mi trabajo me ha aportado el ser independiente, pero me ha dado otras cosas importantes; tener una rutina, levantarte por la mañana feliz, llegar a casa cansado, estar con mis compañeros, y reírme con ellos. Y salir del trabajo y salir contento”

Gonzalo todavía cuando pasea por su barrio se cruza con la persona que le detuvo aquel día. “Él ya no se acuerda de mí, ha pasado mucho tiempo, pero me iría hacia él y le daría las GRACIAS, porque si él no me hubiese detenido, ahora estaría muerto”.

“Veo fotos mías de antes y ahora y no me reconozco. Me siento orgulloso de mi porque salir de donde yo he salido no es nada fácil y lo he conseguido”.