​​​Ana Botella

Hace 15 años me embarqué en una maravillosa iniciativa personal que pretendía dar una  oportunidad laboral a personas que estaban viviendo en situaciones de exclusión social. A lo largo de estos años he visto como aquel proyecto, con el que se comprometieron desde el inicio algunos líderes empresariales, ha crecido y se ha consolidado hasta legitimar su propio valor social.

Durante este tiempo, mi convencimiento en la necesidad y utilidad del proyecto de Fundación Integra no ha hecho más que crecer, y me alegra tener de nuevo la oportunidad de involucrarme a un nivel más profundo en el devenir diario de esta Fundación.

Me complace comunicar que tras mi salida de la Alcaldía he retomado la presidencia ejecutiva de Fundación Integra, que se ha posicionado como un referente en integración sociolaboral. Tomo de nuevo las riendas en un momento extraordinario en el que podemos celebrar que hemos conseguido más de 9.800 puestos de trabajo para personas en riesgo de exclusión social y personas con discapacidad, que se han incorporado a los equipos de más de 100 empresas que nos apoyan.

Las cifras son muy positivas, pero lo que prevalece tras ellas es lo que de verdad forma parte de la misión de la Fundación: las personas. Personas que han dejado atrás un pasado marcado por la exclusión y que ya han empezado a construir una nueva vida con seguridad, motivación e independencia. Son personas que han demostrado tener una fortaleza y unas cualidades que las empresas han reconocido y valorado. Todos ellos se han convertido en nuestros mejores embajadores, testimonios reales de que la integración social es posible y rentable tanto para la sociedad como para las empresas.

Se trata de un éxito del que también son partícipes todos los actores que, desde el sector empresarial, las entidades sociales y la Administración Pública, han confiado en este proyecto y en su valor, dándole vida. Sólo el trabajo conjunto y sostenido a lo largo de estos años ha hecho posible que lo que comenzó como una idea embrionaria se haya convertido en este motor social.

La necesidad de la misión de la Fundación sigue viva todavía, lo que nos empuja a seguir trabajando en línea con las empresas y las Instituciones que caminan junto a nosotros tras la misma meta. La experiencia acumulada en estos 15 años es nuestro mejor trampolín para continuar luchando por la excelencia y sobre todo, por nuestra razón de ser, las personas.

Ana Botella Serrano

Presidenta Ejecutiva de Fundación Integra